Salud
Dra. Noelia Grana MN 550868
Tratar el dolor es mejorar la calidad de vida
Vivir con dolor puede afectar la condición social y el vínculo de las personas. A través de medidas con o sin fármacos, especialistas asisten a los pacientes con distintos tipos de dolencias, ya sean agudas o crónicas. La Dra. Noelia Grana, explica detalles de la medicina que busca terminar con sensaciones indeseables, y muchas veces, insoportables.

Millones de personas en todo el mundo conviven con el dolor. Dicha sensación, puede tener diversas representaciones: manifestar, por un lado, un daño en el cuerpo, o el inicio de alguna enfermedad, o por el contrario, marcar la evolución de la misma. En otros casos, puede surgir como una respuesta a estímulos múltiples. Pero en muchos casos, vivir con dolor afecta la calidad de vida.

“El dolor es la causa más común de sufrimiento e incapacidad que degrada gravemente la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo” nos explica la Dra. Noelia Grana, especialista en diagnóstico, tratamiento del dolor y medicina regenerativa. Cuando una persona siente dolor por un lapso superior a los tres meses, debido a la neuroplasticidad cerebral de las personas, se normaliza volviéndose “común”. Esto lleva a generar otros trastornos, como ansiedad, depresión, trastornos cognitivos y alteraciones en la esfera social, viéndose afectados el entorno afectivo, la contención social, su situación laboral y también la económica. “El dolor se manifiesta a través de una conducta que llamamos sufrimiento. Ese sufrimiento, en contexto de lo social, produce una transformación que crece desde lo profundo pero que logra atravesar los límites del propio cuerpo, en la relación con los otros. Nadie reacciona al dolor de la misma manera. Nosotros, como médicos, tenemos que tener la habilidad de comprender esa conducta de dolor siempre en consideración de todo ese enfoque global” agrega la experta.

En la actualidad, pacientes con todo tipo de dolencias agudas o crónicas buscan encontrar un alivio gracias al diagnóstico y tratamiento del dolor, donde muchas veces no implica exclusivamente hallar la cura para aquello que lo genera. Suele ocurrir que, ante determinadas circunstancias, la alternativa sea la de paliar el dolor, adquirir hábitos para controlarlo y mejorar la condición general de vida de quien lo padece. La Dra. Grana nos explicó, entonces, cual es la variedad en este tipo de tratamientos, el alcance medicinal y sus principales detalles.

“El diagnóstico y tratamiento del dolor se basa en la atención, por ejemplo, de pacientes con cefaleas, fibromialgia, polineuropatias (diabética, herpética) asociados a cáncer y sus tratamientos; también se evalúan y tratan personas con dolor osteomioarticular (problemas de columna, cadera, rodillas, hombros, codos, mano, etc.), dolores pre y post operatorios, por quemaduras, heridas crónicas, etc” explica la profesional, quien en primer término debe evaluar la “intensidad” de dicha sensación, en una escala del 0 al 10.

En dichos tratamientos, se utilizan medidas farmacológicas y no farmacológicas para aliviar el síntoma. “Dentro de las no farmacológicas, se encuentra por ejemplo la medicina Regenerativa. Un área de la Medicina en creciente desarrollo. En esencia, su objetivo es reparar tejidos dañados (tendones, ligamentos, articulaciones) por medio de sustancias regeneradoras que se inyectan con precisión mediante guía ecográfica. Este método se denomina Proloterapia (“terapia de proliferación”). Es una herramienta formidable y forma parte de un tratamiento integral de la persona que sufre de dolor”.

Según la Dra. Grana, otro de los métodos es la Terapia de inyecciones perineurales: “Es una nueva y sorprendente técnica para el tratamiento del dolor. Esta técnica consiste en inyectar con una aguja muy fina dextrosa al 5% en zonas específicas sobre el recorrido de los nervios periféricos. Puede realizarse en forma subcutánea o profunda”.

Por último en la enumeración, la Dra. Grana se refirió a la Neuroestimulación: “se trata de la analgesia inducida por neuroestimulación transcutánea o percutánea, para el alivio o bloqueo del dolor crónico o agudo”.

Sin embargo, el trabajo multidisciplinario es la clave para obtener los resultados deseados. No existe una receta o tratamiento único. Cada paciente “dolorido” tiene síntomas únicos, atados a su propia situación, su condición física y su propia vida. Algunos dolores pueden ser tratados de por vida, y otros, desaparecer definitivamente. Para ello, y luego de un proceso establecido, el cerebro debe “desintoxicarse” de esa sensación que acompañó al cuerpo durante tanto tiempo. Pero lo concreto es que hay otra vida detrás del dolor, y gracias a los avances médicos y científicos, cada vez más “merece ser vivida”.

Referencia profesional:

Dra Noelia Grana - MN 550868
Médica egresada de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).
Especialista en Clínica Médica (Colegio Médico Provincia de Buenos Aires).
Posgrado de diagnóstico y tratamiento del dolor (CUETD). Hospital Italiano de Buenos Aires. 2018.
Posgrado en diagnóstico y tratamiento del dolor osteomioarticular (DOMA). FGADA 2018.
Médica rotante del servicio de Medicina Regenerativa y Tratamiento del dolor dirigido por Emilio Pastor (San Nicolás, Provincia de Buenos Aires.)www.ideasmedicas.com.

Lugares de atención:
Clínica Delta S.A Campana. (03489-434600).
Cardiomed Campana. (03489-426123).
Ameghino 1121 Zárate (Tel: 0341-155842075).
Campana Noticias.com es propiedad de Campana Noticias SRL
Registro de propiedad intelectual Nro. 906641