Salud
Dr. Juan Carlos Roma
Migraña
¿Cómo darnos cuenta?

Existen varias causales de cefalea o dolor de cabeza, como habitualmente lo llamamos.

Ellas se clasifican en primarias, cuando no existe ninguna enfermedad visible tanto por la presencia de otros síntomas o por estudios, o secundarias, cuando podemos comprobar una causa nosotros o el médico tratante (golpes, acv, infecciones,etc).

La migraña o jaqueca, es una de las dolencias más incapacitantes laboral y socialmente hablando, que tiene características bastante bien definidas. Como componente más común está la aparición de dolor pulsátil, que va aumentando de intensidad en minutos, asociado a sudoración, palidez, molestias gastrointestinales y vómitos. Empeora al hacer cualquier movimiento, impidiendo continuar con la tarea que estábamos realizando.

También existen varios tipos de dolor y de síntomas que pueden cambiar siempre dentro del diagnóstico de migraña. Existe la migraña sin dolor.

Puede tener avisos que anticipan al dolor o puede no tenerlo (son lo que llamamos aura).

Esta afección neurológica primaria se puede presentar desde la niñez, adolescencia y como hasta puede tener relación con comidas, ejercicio físico, fragancias específicas o cualquier estímulo sonoro o lumínico capaz de desencadenarla, es fundamental preguntar ¿qué cree el paciente que se asocia con la migraña con frecuencia? , ¿reconoce alguna causa de su dolor?.

Algunas pistas sobre si padecemos migraña, se relacionan directamente con lo expuesto, de tal manera que iríamos a la consulta médica si notamos:

- Dolor de la mitad de la cabeza, pulsátil, con molestias de la luz o de los sonidos, capaz de terminar en palidez, sudoración y/o vómitos, entre 3 hs a 3 días.
- Aparición de dolor de cabeza en vísperas de menstruación o durante, en las mujeres.
- Aparición de dolor pulsátil luego de una actividad física sostenida (deportes, sexo, caminatas)
- Ver estrellitas (escotomas centellantes) en un ojo o padecer por unos minutos la visión distorsionada, seguido de dolor de la mitad de la cabeza.
- Creer que el consumo de colorantes, conservantes (alimentos enlatados) alcohol, o picantes, por ejemplo, cayeron mal “al hígado” y han provocado un dolor capaz de llevarnos a la cama y terminar con vómitos. “Comida y dolor, primero, migraña!”
- Reiterados episodios de ceguera de un ojo como rara forma de migraña retiniana en pacientes sin riesgos circulatorios. Suele a veces no tener dolor.
- Encierros, viajes, fragancias que terminan con dolor de cabeza y luego lo descripto arriba ha de alertar sobre probable migraña.
- Episodios de vértigo, con inestabilidad al caminar, sensación que gira el paisaje y vómitos, aún sin dolor, puede ser una forma de migraña.
- Dolor de cabeza con antecedentes familiares de iguales características.

Y la lista sigue, pero ya es cuestión que el especialista en el tema, indague sobre otras condiciones menos frecuentes que terminan en diagnóstico de migraña, o sus variantes, con o sin aura, e implementar el tratamiento correspondiente a cada caso en particular.

Es una verdadera razón como para tener minuciosidad y criterio al momento de definirla, ya que por esta dolencia, se pierden muchos días de productividad laboral pero, lo más importante, está en el impacto sobre la calidad de vida.

Dr. Juan Carlos Roma ©
Médico neurólogo
MP 53925

Campana Noticias.com es propiedad de Campana Noticias SRL
Registro de propiedad intelectual Nro. 906641